Interregno, de José Vicente Pascual

Historia y novela

Apareció esta novela hace unos meses y he tardado bastante en leerla debida su extensión, casi ochocientas páginas de letra en tamaño pequeño. Sin embargo la lectura de Interregno ha sido una experiencia muy positiva y entretenida, aunque lo más importante ha sido sin dudarlo encontrar un libro y su autor que siguen la máxima de primar la creación narrativa y el arte de tramar una novela por encima de los géneros, las etiquetas y los clichés. Por todo el tiempo que estuve leyendo leí también algunos comentarios sobre esta novela, casi todos positivos menos uno que le atribuía el defecto de ser demasiado larga.
En esos comentarios he visto que se repite, a veces, una cuestión, como si fuera un defecto de la novela, y es que en Interregno se mezclan los hechos históricos con los ficticios y con algunos episodios y personajes que se acercan más al género de fantasía, la magia y la hechicería, etc, etc. Me parece una crítica fuera de lugar y que sólo da a entender la preocupación de algunos blogueros por ser “críticos”, por el hecho supuesto de comentar con más conocimiento que otros sus opiniones en ese blog; aunque no todos caen en esto, que en mi opinión es un error. Los blogs que sigo en el día a día siempre son más fundamentados y publican sus reseñas con opiniones más reflexionadas.

Mi punto de vista es que la Historia que hemos aprendido en la escuela y en el instituto y hasta algunos en la universidad es un conjunto de hechos en los que se mezclan también sucesos legendarios, mitos y fábulas. Si la historia admite o por lo menos recoge las tradiciones populares de la leyenda, y también el arte, la pintura y demás expresiones de la creatividad humana, ¿cómo no va recoger una novela tan extensa, escrita sobre el contexto de una época tan lejana y difusa, estas leyendas sobre seres de la mitología y acontecimientos que para la gente de esa época eran casi sucesos “mágicos”? Puede que sea una deformación mía, por la preferencia que siempre he tenido por la obra de Tolkien y más recientemente de Andrzéj Sapkowski, sobre todo su fenomenal saga sobre Geralt de Rivia, pero no concibo una obra histórica de ficción sin hechos “extraordinarios”, sólo con la condición de no caer en la exageración o el anacronismo.

La novela, a pesar de su largueza, se lee con fluidez y nunca aburre ni decae en el ritmo. Siempre parece prometer más, y lo cumple. Las invasiones de Hispania en los últimos tiempos del imperio romano por parte de los suevos, vándalos y alanos dieron lugar a muchas situaciones de conflicto, guerras entre reinos, batallas y también maniobras e intrigas por el poder. Todo ello queda fielmente reflejado en la novela, que además recoge momentos de fantasía con un resultado muy lírico que no altera lo épico del relato. Sin avanzar spoilers, diré que hay dos personajes principales: Egidio, un ladrón perseguido por la justicia que se aparta de ese camino y se convierte en un guerrero noble; y su equivalente femenino, Irmina, la hija del señor de Hogueras Altas; siendo Irmina un personaje muy bien definido que tiene la habilidad de poder relacionarse con los seres de la naturaleza, los árboles, los ríos, las nubes, los animales y también con los difuntos, tanto personas como animales, que descansan en el “templo de las ánimas”, un lugar al mismo tiempo mágico que tiene un papel importante en la novela. Hay una historia de amor entre los dos que dejo sin más detalles para no estropear el argumento a quien esté leyendo la novela, pero es la historia de una relación complicada ya que cada uno es de una forma muy distinta al otro, aunque, el amor entre ambos los mantiene siempre unidos hasta el final. Puede que ese final sea lo más criticable de la novela, pues queda demasiado abierto, con conflictos sin cerrar, como el de dos niños predestinados a ser reyes de Vadinia y de los que queda todo su futuro por saber. Puede que Pascual esté pensando o escribiendo una segunda parte de la novela. Si no, no se entiende que deje “en el aire” temas que han sido importantes en el argumento.

Mi recomendación de esta novela es que es una obra de la que pueden disfrutar los amantes tanto de la novela histórica como de la novela con características de la fantasía épica, sin pertenecer puramente a este género.

Humberto Bell Alonso

Comentarios

Entradas populares